Imagen: 2018-05/02-bst-perspectiva-d.jpg Imagen: 2018-05/04-bst-explanada-d.jpg Imagen: 2018-05/03-bst-perspectiva-noche-d.jpg Imagen: 2018-05/05-bst-frente.jpg Imagen: 2019-07/estadio-dorados-06-culiacan-ilustracion-perspectiva.jpg Imagen: 2019-07/estadio-dorados-05-culiacan-ilustracion-perspectiva.jpg

Estadio Dorados

Proyecto de remodelación del estadio de equipo de fútbol profesional Dorados de Sinaloa F.C., con capacidad para 20,108 aficionados, ubicado en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, a un costado del río Humaya, el cual se une al río Tamazula y forman el río Culiacán.

La remodelación del Estadio Dorados incluyó propuesta de fachada, gimnasio con vista al campo, área de picnic, culminación de palcos río, remodelación de explanada de acceso, accesos secundarios, baños, integración de todas las áreas existentes del estadio, algunas mediante puentes pero todas con accesibilidad para personas con capacidades especiales; también incluyó la integración del proyecto al parque las riberas por medio de ciclovías, áreas de recreación y un puente que conectará con el lado opuesto del río, lo que logrará darle continuidad a esa sección del parque.

El elemento principal y de mayor presencia en el proyecto fue la nueva fachada, misma que rodea todo el estadio, tomando en cuenta que la fachada principal del estadio debía ser hacia el río y no hacia el lado contrario, ya que desde nuestro punto de vista los ríos son eje integral de desarrollo y deben ser parte importante de la planificación de la ciudad, alrededor de estos se deben generar espacios con usos deportivos, culturales y gastronómicos, que activen estos corredores y hagan que la ciudad los integre en su vida diaria, pues una ciudad que le da la espalda a sus ríos está destinada a fracasar; por ello consideramos que una las premisas más importantes a tomar en cuenta para el desarrollo del proyecto, fue el río y la continuidad del parque las riberas (parque lineal que recorre la ciudad, junto a sus ríos).

El aspecto formal de la fachada se basa en la forma general del pez dorado, el cual cuenta con una ligera curva en la parte superior e interior, así como un extremo con mayor altura al contrario. Esta fachada se conforma por dos elementos, una celosía lineal y una membrana microperforada, los cuales rodean e integran el estadio en un mismo cuerpo de aspecto convexo. La celosía lineal hace referencia a la aleta dorsal del pez y a su esqueleto. La membrana microperforada que integra las esquinas del estadio y al resto del mismo, nace del cuerpo del pez dorado, de sus escamas  con puntos o pequeños lunares que lo identifican. Las pequeñas perforaciones y la celosía lineal permiten visibilidad y ventilación al interior del estadio.